Nan Martic

Aunque ya han pasado casi tres meses desde nuestra experiencia con Vicent como guía de naturaleza en Doñana, todavía recuerdo con tremendo placer la jornada que pasamos mirando aves -por la parte norte del parque- en su compañía. Vicent es un acompañante preparadísimo, amable, ameno y respetuoso no solo con el medio ambiente, sino también con los deseos de sus clientes (y su nivel pajarero, sea el que sea). Recuerdo imborrable (entre las muchas empresas avistadas) la cercanía del elanio azul y el halcón peregrino posados sobre cables. Y el juego, como premio final, de al menos dos avetoros en un arrozal.
Recomiendo fervientemente a cualquiera que quiera pasar un día en la naturaleza mirando aves los servicios de Doñana Wings.